Forgot Password

Sufrir en soledad: Israel prohíbe a los padres de Gaza acompañar a sus hijos a Cisjordania donde recibirán tratamiento médico

bouleusis · November 29, 2019

Anwar Refaeya, de 24 años, sostiene en sus brazos a Mohamed en un hospital de Hebrón.

K. Künzl / Palestine Monitor, 11 de noviembre de 2019 — Mohamed Amru al Qais Muhaisen, un bebé de nueve meses de edad de Gaza, yacía en coma y solo en el hospital de la Media Luna Roja Palestina de Hebrón. Los sonidos de un ventilador llenaban los espacios donde deberían haber estado sus padres.

El bebé Mohamed estaba recibiendo tratamiento médico después de que una pequeña fractura en una pierna le provocara una sepsis en el plazo de una semana. Después de que los médicos de Gaza no pudieran emitir un diagnóstico, le remitieron a un hospital de Hebrón.

El abuelo de Mohamed fue el único miembro de la familia al que se le aprobó un permiso para acompañarlo después de dos semanas y media de intentos. Sus padres y su abuela fueron rechazados sin razón ni justificación por parte de las autoridades israelíes.

Según Muawyiah Hasán, médico pediatra en el Hospital de la Media Luna Roja Palestina de Hebrón, el bloqueo israelí de Gaza, vigente desde 2007, ha impedido la entrada de suministros médicos vitales, ha privado a los hospitales de medicamentos básicos y ha dejado a miles de personas buscando ayuda económica y permisos israelíes para poder recibir tratamiento en los hospitales de Cisjordania.

Un informe de la OMS revela que se presentaron a las autoridades israelíes 2.100 solicitudes de permiso para cruzar Erez —el único paso habilitado para personas entre Israel y Gaza— y acompañar a personas enfermas solo durante el mes de septiembre, la mayoría de las cuales eran padres y madres que querían acompañar a niños/as menores de 18 años. Israel solo autoriza que cada paciente vaya acompañado de una única persona.

De esos miles de solicitudes, la Coordinación de las Actividades del Gobierno en los Territorios (COGAT), una unidad de la Defensa Militar de Israel que controla la expedición de permisos para los palestinos que salen de Gaza, aprobó sólo el 47% de las solicitudes de acompañantes. El 17% fue denegado y el 36% restante se retrasó sin respuesta en el momento de la cita del paciente.

El doctor Hasán habló sobre las consecuencias directas que este estricto control de los permisos de salida tiene en los pacientes.

“Fui testigo del caso de una joven que falleció en nuestros hospitales, vino sola en la ambulancia, Israel obligó a esta joven a morir sola, nunca olvidaré ese día”, dice el doctor Hasán a Palestine Monitor.

Según Gada Mayadleh, directora del Departamento de Derechos Humanos en los Territorios Palestinos Ocupados de Médicos por los Derechos Humanos de Israel, la remisión al comité médico puede durar de dos a tres semanas, y los pacientes deben presentar las solicitudes de permiso 23 días antes de su nombramiento.

“El COGAT dice que este es el tiempo que necesitan para evaluar los permisos, pero descubrimos que, por lo general, no es la realidad”, declaró Mayadleh.

Para obtener tratamiento médico en Cisjordania, los habitantes de Gaza deben soportar una serie de obstáculos burocráticos que, de hecho, determinarán si un paciente vive o muere.

Según Mayadleh, los pacientes deben obtener primero una remisión de un médico de Gaza, que es denegada o aprobada por el Ministerio de Salud de la Autoridad Palestina después de comprobar que el tratamiento no puede administrarse en Gaza. Luego, el caso se presenta al COGAT y es examinado por funcionarios que, a su vez, lo trasladan a los servicios de inteligencia del Shin Bet para que lo verifiquen.

Según Mayadleh, los hombres menores de 55 años y las mujeres menores de 45 años que solicitan permisos para salir de Gaza están sujetos a un control de seguridad adicional, lo que puede causar más meses de retraso.

“La administración civil de Gaza puede aconsejar la solicitud, pero aún así animamos a los padres a que soliciten su acompañamiento. Sabemos y reconocemos lo importante que es que estén allí, psicológicamente, para el niño, creemos que ayuda al proceso de curación”, dice Mayadleh.

En el caso del bebé Mohamed, a todas sus parientes mujeres se les negó un permiso de acompañante. 

“No sabíamos cuándo sería la próxima vez que veríamos a Mohamed, temíamos constantemente que estuviera sufriendo, preguntándonos por qué su madre no estaba allí para consolarlo”, dice Salma Abdulah Muhaisen, tía de Mohamed.

Después de que eliminaran el absceso, sin personal disponible para atenderlo durante el postoperatorio, los médicos se vieron obligados a enviar al bebé Mohamed de vuelta a Gaza con una evolución incierta. Así fue hasta que Anwar Refaeya, de 24 años de edad, graduada en administración de empresas de Hebrón, respondió a las llamadas de los hospitales en busca de voluntarias.

“Pidieron sólo mujeres porque querían que el niño viera el rostro de su madre en el mío y se sintiera reconfortado por ello. ¿Cómo puedes ver la cara de este bebé y no querer ayudar?”, dice Refaeya.

Refaeya se dio a conocer rápidamente en los medios de comunicación como una “madre voluntaria” que cuidaba constantemente al bebé Mohamed durante sus agotadoras dos semanas de recuperación.

“Lloraba por la mañana y por la noche por el dolor, yo nunca dormía. Nunca aceptaba una botella de otra persona ni dejaba de llorar a menos que yo lo abrazara”, dice Refaeya.

Además del apoyo psicológico, Refaeya proporcionó una forma de contacto constante para los padres.  

“Su madre no tenía ordenador ni teléfono, así que la tía del bebé Mohamed fue a su casa en Gaza y organizó una llamada. Se ponía muy contenta cada vez que yo le comunicaba que su hijo estaba conmigo, lloraba y rezaba”. 

Ahora que está de vuelta en los brazos de su madre en Gaza, recuperándose, Refaeya mantiene contacto con la familia. Ella explica cómo llora Mohamed cuando oye su voz por teléfono.

Refaeya mira con cariño un dibujo que hizo del bebé. “Él siempre será mi amor especial”, dice con lágrimas en los ojos.

“Sufrimos mucho cuando Mohamed estuvo fuera, Anwar fue nuestra única tranquilidad durante este tiempo oscuro, le hemos pedido a Dios por esta chica”, dice Muhaisen.



Be the first to comment.